'Fail' vocacional

"Bueno...si ahora no digo que sí, Dios siempre vuelve". Dios es bueno, por eso llama cuantas veces ve necesario. En otras palabras: volverá a pasar el tren. Y es verdad, quizás,  que el tren vuelva a pasar, porque depende de Dios y permitámonos confiar en que Él no fallará. Lo que no sabemos es si nosotros volveremos a estar allí otra vez para cogerlo.

Quizás el tren vuelve a pasar, pero quizás no estarás en el mismo sitio

Cuando alguien siente que Dios le llama, puede haber miedos e incertidumbres...pero también hay mucha ilusión, mucha alegría. La pregunta principal no es, entonces, si tengo suficientes fuerzas o capacidad; más bien se nos pregunta si nos fiamos de Aquél que nos llama. 
Por lo que hay ciertos momentos en los que hay que discernir esa “voz” que nos pone excusas muy razonables para no dar el paso adelante. Porque muchas veces el aparente “sentido común” de no correr para tomar ciertas decisiones esconde la tentación de dejar ciertas preguntas para más adelante. Y Jesús piensa entonces: “otro joven rico”. Y se entristece.