Beato Juan Beyzym

“Su corazón vibra diferente”. “No vive preocupado por sus propios intereses”. “Vive con los más pobres”. Estas fueron algunas de las frases que se podían escuchar en Polonia de Juan Beyzym, quien desde el noviciado en 1872, centró su trabajo apostólico a los enfermos. En el noviciado fueron de cólera, durante sus estudios y formación de jesuita fueron los enfermos por el hambre, la pobreza extrema o los abandonados por sus familias. Pero su vida la desgastó dándose a los enfermos de lepra de Madagascar.

Su vida era vivir con los enfermos, que como explicaba en sus cartas, “no dejan de ser nuestros hermanos y hermanas que necesitan de nosotros”. Fundó y creo nuevos hospitales confiando sus proyectos a Nuestra Señora de Czestochowa, algunos de los cuales siguen aún hoy funcionando. Murió en Marana en 1912 habiendo gastado su vida lejos de la Ucrania que le vio nacer, declarando en su última carta que su única patria fue “estar allí donde se puede esperar la mayor gloria de Dios y bien de las almas. Poco importa donde se viva: en el ecuador o en el polo norte. Lo que vale es morir en servicio del Señor Jesús como jesuita. Yo pido a Dios esta gracia para mí y para toda nuestra querida Provincia”.

Dibujo: Ignasi Flores