San José de Anchieta

Misionero, ¿qué hay detrás de este término tan conocido?

Sobrevivir a una navegación transatlántica en el siglo XVI, aprovechar la reparación del barco a mitad de camino para aprender la lengua extranjera de los habitantes con los que iba a vivir, participar en la fundación de la ciudad de Sao Paulo, arquitecto y albañil que construye su propio centro para compartir con otros, carpintero y artesano, profesor de indígenas, lingüista que prepara para la primera gramática en lengua tupí, poeta y dramaturgo, diplomático en favor de la paz entre tribus autóctonas y conquistadores, médico y enfermero en las batallas en las que se vio involucrado, defensor de los derechos de los aborígenes y voz crítica contra las cacerías de indios y el mercado de esclavos y responsable de liderar la Compañía de Jesús en aquellas tierras recién descubiertas en donde envió a los primeros jesuitas que luego fundaron las reducciones en Paraguay.

La vida de José de Anchieta puede ser una respuesta. Su impulso fue contagiar la alegría de Jesucristo a todos. Su ejemplo es aliento cinco siglos después para salir a construir Evangelio sobre asfalto.

Dibujo: Ignasi Flores